Hemorroides, ¿por qué las tenemos?

No se esperen una respuesta únicamente médica, ya que no soy médico, sino una explicación evolutiva de por qué sufrimos de hemorroides. Rápido y al pie, la razón de que la tengamos que sufrir es porque nuestro cuerpo no está preparado para la vida sedentaria que llevamos hoy en día. La hemorroides es la inflamación de las venas del recto y del ano, una inflamación que puede ser muy dolorosa. ¿Qué las causa? Estas venas se hinchan o sobresalen por una serie de factores: hacer mucha fuerza cuando estamos sentados en el inodoro, a veces se asocia a una diarrea crónica o a la constipación, suelen ocurrir durante el embarazo, también. Pero la razón por la que sufrimos hemorroides hay que buscarla más atrás en nuestra historia evolutiva.

image

Hace unos 2 millones de años vivía en África nuestro antepasado el Homo erectus. Su cuerpo era el fruto de millones de años de evolución y adaptaciones al medio, un cuerpo preparado para correr. Eso heredó nuestra especie, Homo sapiens, que apareció hace unos 200 mil años, también en África. Éramos una especie muy activa, pero desde hace unos 10 mil años, cuando empezamos a volvernos sedentarios al abrazar la agricultura nuestra vida fue cambiando, al grado de que hoy en día, la mayor parte de las horas que estamos despiertos, las pasamos sentados.

Ardipithecus ramindus Nuestro sistema circulatorio evolucionó en y para animales activos. Nuestro corazón bombea sangre, que es transportada hacia nuestros órganos por las arterias y vuelve al corazón por las venas. En las arterias la sangre transcurre con una mayor presión, ya que por allí es bombeada. Esto puede volverse un problema cuando un ser que ha evolucionado para ser activo se vuelve sedentario, ya que la sangre debe volver al corazón, y a veces le cuesta. Más en un animal como nosotros, que ha evolucionado no sólo para ser activo, sino para correr y para hacerlo en dos patas. La sangre que debe volver desde los pies se las ve difíciles cuando nuestro cuerpo no está activo. Si la presión está baja, no podrá trepar por las venas de las piernas hasta el corazón.

Cuando estamos activos, los músculos ayudan a que las venas devuelvan la sangre al corazón, ya que cuando se contraen funcionan como bombas de presión, también tienen la ayuda de pequeñas válvulas que permiten que la sangre suba, a la vez que evitan que vuelva a bajar. Este sistema funciona perfecto en un animal activo, incluso en uno que camina en dos patas como nosotros, ya que hemos pasado por millones de años de evolución y la selección natural ha ido favoreciendo adaptaciones que han permitido que nos transformemos en perfectas máquinas de correr.

Pero la vida extremadamente sedentaria que lleva el ser humano hoy en día, tiene apenas algunos cientos de años de historia. Nuestro sistema circulatorio no funciona bien en esas condiciones. Si no usamos mucho las piernas, la sangre se estanca en las venas de las piernas y otras partes inferiores del cuerpo. Si se estanca termina dañando las válvulas que se supone que sólo deberían detener la sangre durante un período corto. Así es que aparecen las várices, que es cuando las venas se agrandan, se hinchan y buscan caminos tortuosos por nuestras piernas.

El permanecer durante horas y horas sentados sin movilizarnos, como puede ocurrirle a un camionero, por ejemplo, también hace que la sangre se acumule en nuestro trasero, hinchando las venas del recto y del ano, que al tener un lugar por donde salir, el orificio anal, termina generando la hemorroides, tan doloras. Un incómodo recordatorio de que no estamos hechos para permanecer sentados por mucho tiempo. Así es que si quieren prevenir tanto las hemorroides como una de las razones que la causan, la constipación, hay que hacer más ejercicio. Si pueden, levántense cada tanto, caminen, oblíguense a ir a buscar un vaso de agua, o simplemente a dar una vuelta para estirar las piernas. De esa forma evitan que la sangre se estanque.

Artículos recomendados

image


Martín es periodista científico y un curioso e incansable buscador de respuestas. http://mcagliani.golwen.com.ar

Anuncios

9 Responses a “Hemorroides, ¿por qué las tenemos?”

  1. bernohn

    oct 23. 2012

    Muy lindo artículo, siempre me pregunto si la respuesta a las várices no es hacer la vertical durnate 1 minuto cada 2 o 3 horas…
    B.

    Reply to this comment

Enlaces Relacionados

  1. Hemorroides, una explicación evolutiva - 23 octubre, 2012

    [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Hemorroides, una explicación evolutiva http://www.sinapsit.com/que-son-las-hemorroides/  por Alpang hace [...]

  2. ¿Por qué duele tanto una patada en los testículos? | SinapSit - 23 octubre, 2012

    [...] Hemorroides, una explicación evolutiva [...]

  3. ¿Por qué debemos ir al dentista y usar aparatos de ortodoncia? | SinapSit - 23 octubre, 2012

    [...] Hemorroides, una explicación evolutiva [...]

  4. Lo Mejor de la Semana (21-27 de Octubre) | Hablando de Ciencia | Artículos - 28 octubre, 2012

    [...] ¿Por qué tenemos hemorroides? [...]

  5. Paleodieta para deportistas | SinapSit - 19 diciembre, 2012

    [...] Hemorroides, ¿por qué las tenemos? [...]

  6. Lo mejor de SinapSit en 2012 | SinapSit - 21 diciembre, 2012

    [...] Hemorroides, ¿por qué las tenemos? [...]

  7. ¿Por qué el azúcar es tan adictiva? | SinapSit - 22 marzo, 2013

    [...] Hemorroides, ¿por qué las tenemos? [...]

Deja una respuesta