Nuestra altura variable se debe a una lucha evolutiva de los sexos

Si eres mujer, y quieres que tus genes pasen a la próxima generación, lo mejor es ser baja de estatura. Para los hombres, lo contrario. Como resultado, se da una lucha evolutiva en la que ninguno de los géneros alcanza la atura perfecta.

lucha sexos

Según un estudio publicado en Biology Letters, esta batalla evolutiva de los sexos mantiene a los géneros en un círculo vicioso de variaciones de estatura a lo largo de las generaciones. No porque una determinada altura sea beneficiosa para uno de los sexos, significará que la selección natural la favorezca para que se convierta en una característica que perdure en la especie. Del mismo modo, un rasgo que sea malo para uno de los sexos, pero no para el otro, podría no ser descartado por la selección natural, incrementando la susceptibilidad a enfermedades de ese sexo desfavorecido.

Según estudios antropológicos, en las sociedades occidentales modernas las mujeres de baja estatura tienden a tener más hijos. Por el otro lado, los hombres con una altura promedio, es decir que no sean bajitos, ni excesivamente altos, son los más exitosos reproductivamente.

En la naturaleza es bastante normal que exista una diferencia de tamaño entre los sexos, si bien no siempre el macho es el más grande, suele ser lo habitual. Es lo que se llama dimorfismo sexual, la variación y la diferencia entre el tamaño o el aspecto exterior de los sexos. En nuestra historia evolutiva ese dimorfismo ha sido más o menos marcado, por ejemplo nuestros antepasados los australopitecos tenían un dimorfismo importante, con las hembras bastante más pequeñas que los machos. Pero con la aparición del género humano, ese dimorfismo se fue reduciendo cada vez más. Pero ha quedado una diferencia de tamaño y forma entre los sexos de nuestra especie Homo sapiens. Esto puede llevar a conflictos en las fuerzas evolutivas que actúan en hombres y mujeres en direcciones opuestas.

Un área de conflicto es la altura, ya que la presión evolutiva sobre las mujeres es hacia una baja altura, mientras que para los hombres es hacia una altura media. La investigadores Gert Stulp y colegas de la Universidad de Groningen, Países Bajos, se han valido de un estudio que viene midiendo la altura de los graduados de la escuela de Winsconsin de los últimos 50 años, midiendo a más de 10 mil personas.

Pudieron ver que las mujeres de menor altura tenían más hijos, mientras que los hombres con más hijos eran los de una altura media. Esto les permitió asumir que los sexos están como estancados en un tira y afloje evolutivo sobre la altura. Porque si una mujer tendrá más hijos si es de altura más baja, tendrá más posibilidades de pasar sus genes a otra generación, es decir que sus hijos tenderán a ser más bajos en altura. Eso será bueno para la hija, evolutivamente, pero si tiene hijos varones, no le permitirá ser más apto reproductivamente.

Aquí lo estamos reduciendo a una única mujer y sus hijos, pero la selección natural, el motor de la evolución, no trabaja a nivel individual, ni de una única familia, sino a nivel de las poblaciones completas de miles de individuos. Esto implica que una población recibirá presiones evolutivas para ser más pequeña en altura porque las mujeres pequeñas tienen más hijos, por ende se están alejando de la altura ideal de los hombres. Pero al contrario, esto aumenta la presión evolutiva sobre los hombres que tienen una altura media, que se reproducirán más que los bajitos. Esto lleva a que siempre existan hombres altos y bajos, y mujeres altas y bajas, y que nunca se nivele.

¿Cuáles son esas presiones evolutivas a favor de la altura de las mujeres y de los hombres? Son muchos los factores en juego durante la elección de una pareja, la altura es una de ellas, pero según diversos estudios antropológicos, la altura es importante a la hora de elegir pareja. Particularmente las mujeres son las que tienden a fijarse más en la altura.

Fuente: LiveScience

Artículos recomendados


Martín es periodista científico y un curioso e incansable buscador de respuestas. http://mcagliani.golwen.com.ar

Anuncios

Enlaces Relacionados

  1. Las lenguas Indo Europeas se originaron en Anatolia | SinapSit - 27 agosto, 2012

    [...] Nuestra altura variable se debe a una lucha evolutiva de los sexos [...]

Deja una respuesta