Las Constelaciones

¿Cuáles son las constelaciones de estrellas que existen actualmente, de qué sirve reconocerlas, y desde dónde pueden verse las más importantes?

 

 

Más allá de las figuritas: para qué sirven las constelaciones

Si bien para los astrónomos es más importante y preciso ubicar los objetos celestes a través de las coordenadas espaciales de ascensión recta y declinación, el observador del cielo siempre encontrará útil reconocer las constelaciones más representativas de la bóveda celeste para guiarse en la noche.

Conocer las constelaciones puede ser de gran ayuda para orientarse rápidamente y encontrar con facilidad estrellas, cometas, planetas y toda clase de objetos que, principalmente, queramos contemplar a simple vista o con prismáticos.

Tomemos el caso de una lluvia de meteoros, un evento que se aprecia sin instrumentos. Siempre llevan el nombre de la constelación en la que podemos encontrarlos, por ejemplo las Perseidas, las Oriónidas, las Leónidas, etc.

Existen objetos famosos, observables a simple vista en una noche clara, que son fácilmente ubicables si conocemos las constelaciones: la Nebulosa de Orión, la Galaxia de Andrómeda, o incluso algunas estrellas cuyos nombres guardan relación con la constelación a la que pertenecen, como Espiga, Cástor y Pólux.

En otros casos, también pueden servirnos para encontrar los puntos cardinales, mientras no nos encontremos por casualidad en algún polo de la Tierra, ni tampoco en el Ecuador.

Esto es porque ciertas constelaciones, las circumpolares, parecen girar en torno a un punto muy característico, el polo celeste. Lo cual, en la práctica, se traduce en que un observador ubicado en el hemisferio norte podrá encontrar someramente el norte bajo la Osa Mayor, mientras que desde el hemisferio sur es muy sencillo encontrar el sur apuntando a la Cruz del Sur.

 

 

Además, como los primeros brotes de la primavera, reencontrar ciertas constelaciones bajo el cielo, después de varios meses sin verla, nos avisa del paso del tiempo, como Orión que se alza brillante cuando el calorcito regresa al hemisferio sur.

Es que, lejos de importar las líneas y figuras mitológicas que forman, las constelaciones son principalmente zonas del cielo, que pueden reconocerse gracias a sus estrellas más brillantes, y la relación que existe entre ellas.

Resumiendo, la permanencia durante siglos y siglos de estas extravagantes formas que -sincerándonos- difícilmente logramos imaginar, dan cuenta de su verdadera y enorme utilidad: fragmentar el cielo para conocerlo mejor y guiarnos en la noche.

 

Las 88 constelaciones

La Unión Astronómica Internacional (UAI) delimita 88 regiones en el cielo, sectores determinados precisamente a través de ciertas coordenadas establecidas.

Estas zonas de la bóveda celeste alguna vez incluyeron formas y figuras, personajes y animales mayoritariamente provenientes de la mitología griega.

Las constelaciones griegas sobrevivieron a su cultura, probablemente gracias a la labor de Ptolomeo, y fueron respetadas por los astrónomos persas y árabes de la Antigüedad, que también hicieron sus inclusiones (especialmente para nombrar a muchas estrellas cuyos exóticos nombres hoy usamos).

 

 

Después, durante la Modernidad, observadores como Johannes Hevelius y Nicolás Lacaille ampliaron la lista de constelaciones que usualmente se incluían en las cartas celestes, incluyendo formas de objetos e invenciones de la época, como el Sextante, el Reloj o la paleta de un pintor.

Este legado, que formó verdaderamente un consenso científico entre los astrónomos y observadores de la historia, fue formalizado durante el siglo XX por la comunidad científica y la UAI para finalmente conformar las 88 constelaciones que se utilizan actualmente:

 

1. Andrómeda
2. Antlia
3. Apus
4. Aquarius
5. Aquila
6. Ara
7. Aries
8. Auriga
9. Boötes
10. Caelum
11. Camelopardalis
12. Cáncer
13. Canes Venatici
14. Canis Major
15. Canis Minar
16. Capricornus
17. Carina
18. Cassiopeia
19. Centaurus
20. Cepheus
21. Cetus
22. Chamaeleon
23. Circinus
24. Columba
25. Coma Berenices
26. Corona Australis
27. Corona Borealis
28. Corvus
29. Crater
30. Crux
31. Cygnus
32. Delphinus
33. Dorado
34. Draco
35. Equuleus
36. Eridanus
37. Fornax
38. Gemini
39. Grus
40. Hercules
41. Horologium
42. Hydra
43. Hydrus
44. Indus
45. Lacerta
46. Leo
47. Leo Minor
48. Lepus
49. Libra
50. Lupus
51. Lynx
52. Lyra
53. Mensa
54. Microscopiurn
55. Monoceros
56. Musca
57. Norma
58. Octans
59. Ophiuchus
60. Orion
61. Pavo
62. Pegasus
63. Perseus
64. Phoenix
65. Pictor
66. Pisces
67. Piscis Austrinus
68. Puppis
69. Pyxis
70. Reticulum
71. Sagitta
72. Sagittarius
73. Scorpius
74. Sculptor
75. Scutum
76. Serpens
77. Sextans
78. Taurus
79. Telescopium
80. Triangulurn
81. Triangulum Australe
82. Tucana
83. Ursa Major
84. Ursa Minor
85. Vela
86. Virgo
87. Volans
88. Vulpecula

¿Cuáles son las constelaciones más importantes y desde dónde pueden verse?

Para el observador promedio, muchas de estas constelaciones sonarán un tanto extravagantes, pero habrá otras que reconocerá enseguida por el nombre o por haberlas buscado en el cielo.

Al principiante, es posible que le suenen familiares 12 de las 13 o 14 constelaciones que actualmente transitan la franja de Zodíaco.

Estas son, simplemente, agrupaciones de estrellas que se pueden encontrar en cierto sector del cielo, en determinada época del año, precisamente observables ahí en alguna época pasada y desde cierto lugar del planeta, pero que los astrólogos caprichosamente le fueron otorgando a conveniencia algunos poderes sobrenaturales de incidencia sobre el comportamiento de los individuos de la especia humana, ampliamente popularizada a través de falacias cotidianas como el Horóscopo.

Pero más allá de las fantasías, la mayoría de las constelaciones que comprende la franja del Zodíaco resaltan en la bóveda celeste, y por eso algunas son constelaciones ampliamente conocidas para los observadores.

Hay otras constelaciones peculiares que se destacan por sus brillantes estrellas, o por circumpolar los polos celestes. Aquí detallamos las constelaciones más importantes que pueden ser de gran ayuda para el observador, así como sus principales estrellas, y desde dónde se ven mejor:

Constelación

Estrella +brillante

Observable desde:

Andrómeda

Sirrah (2.06)

Cualquier latitud hasta los 37ºS

Aquila

Altair (0.77)

Cualquier latitud, excepto muy al sur o norte

Auriga

Capella (0.08)

Preferentemente en invierno desde el h. norte

Bootes

Arcturus (-0.04)

Preferentemente en primavera del h. norte

Can Mayor

Sirio (-1.46)

Preferentemente en verano desde el h. sur

Can Menor

Procyon (0.4)

Latitudes medias cercanas a los trópicos

Carina

Canopus (-0.7)

Preferentemente en verano desde el h. sur

Casiopea *

Schedar, (2.2)

Preferentemente en otoño desde el h. norte

Centauro

Rigil (-0.3)

Preferentemente en otoño desde el h. sur

Cefeo *

Alderamin (2.4)

Preferentemente en invierno desde el h. norte

Cruz del Sur *

Acrux (0.8)

Preferentemente en otoño desde el h. sur

Cisne

Deneb (1.3)

Preferentemente en verano desde el h. norte

Eridanus

Achernar (0.5)

Preferentemente en primavera desde el h. sur

Géminis

Cástor (1.6)

Latitudes medias cercanas a los trópicos

Hidra

Alphard (2.0)

Latitudes medias cercanas a los trópicos

Leo

Regulus (1.4)

Cualquier latitud hasta los 65ºS en marzo

Lira

Vega (0.03)

Prefrentemente en verano desde el h. norte

Orión Belegeuse (0.5)

Cualquier latitud en diciembre

Perseo

Mirfak (1.8)

Preferentemente en primavera desde el h. norte

Sagitario

Rukbat (4.1)

Preferentemente en invierno desde el h. sur

Escorpio

Antares (1.35)

Preferentemente desde invierno del Ecuador o sur

Tauro

Aldebaran (0.85)

Cualquier latitud en diciembre

Osa Mayor *

Dubhe (1.8)

Preferentemente en primavera desde h. norte

Osa Menor *

Polaris (2.0)

Preferentemente en primavera desde h. norte

Virgo

Espiga (1.0)

Latitudes medias cercanas a los trópicos

Notas:

  • La locación mencionada para la observación de estas constelaciones es la recomendada pero no es excluyente.
  • Entre paréntesis figuran las magnitudes de las estrellas, recordemos que cuanto menor el valor, más brillosas son, y que la escala es exponencial.
  • (*): Constelaciones circumpolares: sólo se ven en un hemisferio y no se ocultan sobre el horizonte, sino que giran alrededor de un punto en el cielo: el polo celeste.


Twitter: @LauBerges

Anuncios

Enlaces Relacionados

  1. Oriónidas este fin de semana | SinapSit - 16 octubre, 2012

    [...] Oriónidas, como todas las lluvias de meteoros, deben su nombre a la constelación de donde parecen surgir. En este caso, las luces de la brillante Orión se verán favorecidas por [...]

  2. La magnitud de las estrellas | SinapSit - 24 octubre, 2012

    [...] En esta escala de magnitudes absolutas (M) nos vamos a encontrar con que Sirio, la estrella más brillante del cielo con -1.46 de magnitud aparente, tiene una luminosidad real mucho menor que la de, por ejemplo, otras estrellas conocidas que encontramos cerca, como Rigel, Betelgeuse o Bellatrix, todas en Orión. [...]

  3. La mejor lluvia de meteoros, durante esta semana | SinapSit - 11 diciembre, 2012

    [...] Gemínidas surgen de la constelación de Géminis, específicamente entre las dos estrellas más brillantes de la constelación: Pólux y [...]

Deja una respuesta