La picazón es contagiosa

La picazón es contagiosa, y no se trata de sentir empatía por quien se rasca, sino que está todo en nuestro cerebro. Según un nuevo estudio, con tan sólo ver el video de alguien rascándose, se activan en nuestro cerebro los centros involucrados en las respuestas a la picazón, lo que sugiere que el ver a alguien que sufre de comezón, también nos la da a nosotros. Si bien, los más propensos a rascarse en respuesta a ver a otro haciéndolo, son las personas con tendencias a emociones negativas.

image

En el estudio, publicado en PNAS, los autores observaron el cerebro de los participantes mediante resonancia magnética mientras estos miraban videos mudos de gente que se rascaba. Lo curioso fue que en estas personas se activaban partes del cerebro que ya se sabe que están involucradas en la respuesta a la comezón. Es decir, en enviar la señal de que algún sitio pica junto con la orden de rascar. Estas zonas eran la corteza premotora, que influencia las actividades motoras o de movimiento, y la ínsula o corteza insular, relacionada con la empatía.

A los participantes también se les realizó un test psicológico, y descubrieron que ser más empático, es decir, más propenso a comprender a los demás, no hacía que alguien fuese más propenso al contagio, más bien lo contrario. Lo que sugiere que no se trata de un tema de empatía, como sí sucede con el bostezo, por ejemplo. Pero las personas más neuróticas, es decir, las más propensas a pensamientos negativos, se contagiaban la picazón.

Los autores pudieron descubrir una correlación pero no la causa del contagio de la picazón. Para eso se necesitarán más estudios, y a mayor escala. Pero ya podría servir para saber por qué algunos pacientes sufren te comezón crónica.

Artículos relacionados


Martín es periodista científico y un curioso e incansable buscador de respuestas. http://mcagliani.golwen.com.ar

Anuncios

Enlaces Relacionados

  1. Evolución de la violencia | SinapSit - 28 noviembre, 2012

    [...] La picazón es contagiosa [...]

Deja una respuesta