Investigadores pueden leer la mente de dos monos

Un grupo de neurólogos de la Universidad Washington se llevaron una grata sorpresa mientras intentaban decodificar la actividad cerebral de un chimpancé: podían leer su mente. Al analizar la actividad de grandes grupos de neuronas, podían descubrir qué acciones estaba planeando el mono antes de que que realizase cualquier movimiento motor.

image

En el estudio, publicado en Science, los científicos intentaban estudiar la actividad neuronal y se encontraron con que al monitorearla podían ver lo que el mono planeaba hacer a continuación. No es exactamente leer la mente, pero se le acerca. Pudieron darse cuenta gracias a que los dos monos utilizados en el estudio tenían un estilo cognitivo muy diferente. Uno era hiperactivo, ansioso por comenzar y completar una tarea incluso antes de que se le diese la señal de inicio. Mientras que el otro, era más metódico, esperaba que se le explicase toda la tarea antes de hacer un movimiento.

La tarea ce centraba en que el sujeto colocase la mano en el centro de un campo y luego la mueva a otra ubicación alrededor de ese centro. Para planear este movimiento, el cerebro simplemente necesita conocer dónde está localizada la mano (en el centro), adónde está el lugar al que debe ir luego, y el camino que recorrerá la mano desde el punto de inicio hasta el de finalización. Todo esto puede medirse gracias a la actividad neuronal del cerebro.

El verdadero estudio comienza cuando los investigadores colocan obstáculos a los sujetos. Por ejemplo, alguno entre el centro y el sitio de destino al que debe ir la mano, allí es cuando comenzaron a ver una actividad diferente en el cerebro de cada uno de los sujetos, ya que si no hay obstáculos, no hay mucha diferencia.

El mono impaciente, llamado H, no podía esperar a llegar al destino que debía tocar con la mano, así que cuando aparecía un obstáculo, se le acortaba de golpe la distancia, y debía encontrar un nuevo camino. El mono más metódico, llamado G, esperaba a que el obstáculo apareciese antes de iniciar el movimiento de la mano, por lo que luego ya hacía un movimiento directo hacia el punto de destino. Este último era el más rápido cuando había obstáculos, mientras que si no lo había el más rápido era H.

Ambos monos desarrollaron diferentes estrategias, que los investigadores podían ver desarrollándose en la actividad neuronal antes de que cualquier movimiento fuese iniciado. En suma, podían ver lo que los monos planeaban hacer antes de que lo hiciesen.

Vía Popular Science

Artículos recomendados


Martín es periodista científico y un curioso e incansable buscador de respuestas. http://mcagliani.golwen.com.ar

Anuncios

Sin comentarios

Deja una respuesta