¿Cuál es el origen de la Vida?

El planeta Tierra está repleto de vida allí donde miremos, incluso en zonas a cientos de metros bajo el hielo, en ambientes tan inhóspitos como el interior de un volcán, la vida se ha expandido por todo el planeta en las formas más variadas. Sabemos que no aparecieron todos de golpe por arte de magia o por algún poder divino, sino que los seres vivos actuales son el resultado de miles de millones de años de evolución.

Hay pruebas fósiles de cómo la vida fue variando para adaptarse a los cambios del planeta a lo largo de los miles de millones de años que tiene la Tierra. Los fósiles más antiguos conocidos de seres vivos datan de hace 3490 millones de años. Para que se ubiquen, la Tierra tiene 4470 millones de años. Los primeros seres vivos eran bacterias, seres unicelulares que serían los ancestros comunes a todos los seres vivos que habitan nuestro mundo. ¿Pero de dónde vinieron estos primeros seres vivos? ¿Cómo fue que aparecieron en la Tierra? ¿Cómo llegaron a la vida? En suma, ¿cuál es el origen de la vida como la conocemos?

fumarola oceánica, sopa primordial Los biólogos aceptan que todos los seres vivos comparten un único ancestro común, porque sería virtualmente imposible que dos o más linajes separado pudiesen haber desarrollado de forma independiente los muchos y complejos mecanismos que dieron lugar a la aparición de la vida.

Como los fósiles más antiguos que se tienen de evidencias de vida son de bacterias, que por más que fuesen unicelulares, es decir, seres vivos que sólo comprendían una célula, se trataba ya de organismos complejos, muy complejos como para que hubiesen aparecido así directamente a partir de materiales sin vida.

Así es que tenemos dos opciones: la vida apareció de forma espontánea sobre la Tierra o se originó en otro lugar del Universo, y llegó aquí de algún modo.

La teoría que dice que la vida se originó en otro sitio y que nuestro planeta fue sembrado desde alguna otra parte del Universo se conoce como Panspermia. Esta idea data desde los tiempos de los pensadores de la Grecia antigua.

En el siglo XX varios científicos la defendieron, como los astrónomos Fred Hoyle y Chandra Wickramasinghe, o el biólogo Francis Crick, descubridor de la estructura molecular del ADN, junto con John Watson. Esta teoría tiene tres versiones diferentes. Una dice que la vida habría llegado de algún otro sitio de nuestro propio sistema solar, por medio de meteoritos.

Pero la única fuente posible para este origen, sería Marte, en dónde todavía no se ha probado que exista vida. Otra versión dice que la vida podría haber llegado a la Tierra a través de cometas, de otras partes del Universo, fuera del Sistema Solar. Y la teoría más loca, es la que indica que otros seres visos extraterrestres podrían haberla introducido aquí, en una visita, sin darse cuenta, mediante la contaminación por bacterias, del mismo que nosotros podríamos estar haciéndolo en los planetas que visitamos.

La más plausible es la de los cometas, ya que mediante experimentos científicos se pudo comprobar que algunos microorganismos sobreviven al shock de ser catapultados dentro del espacio, y pueden sobrevivir a la exposición a la radiación. Pero no existen pruebas de que se haya descubierto vida en algún cometa, así que por ahora sólo se mantiene en al plano hipotético.

La teoría que dice que la vida se originó de forma independiente en nuestro planeta se conoce como abiogénesis. El origen de la vida a partir de materia inorgánica.

Esos materiales serían el agua y el carbono, los bloques básicos para toda la vida que existe en nuestro mundo. El carbono sirve como sostén para las sustancias químicas complejas. Es abundante en forma de gas, en el dióxido de carbono.

El agua es un solvente, es decir que permite que otras sustancias se puedan dispersar, y sus moléculas son eléctricamente positivas y negativas, lo que permite que se formen compuestos en una más amplia gama que con otros solventes. Estos compuestos son los más indicados para poder aportar las reacciones químicas rápidas que se necesita para sustentar la vida. (Síntesis prebiótica)

Para que se propagase la vida se necesitaba de la autorreplicación, es decir la capacidad de un organismo para producir crías similares a sí mismos, y también por el metabolismo, que es cómo un organismo se alimenta y se cura, sin dejar fuera a las membranas plasmáticas, que permiten que justamente el alimento entre a la vez que dejan salir los desechos.

Ahora, para la aparición de la vida a partir de los materiales orgánicos, los bloques de construcción necesarios para la vida, hay diversas teorías, como por ejemplo los rayos de las tormentas impactando sobre las cálidas aguas de la Tierra en sus primeros tiempos, o la radiación, o también el calor de los volcanes marinos.

Todos estos habrían sido catalizadores químicos que habrían unido a las primeras moléculas capaces de autoreplicarse. Existe el llamado experimento de Miller y Urey que comprobó por primera vez, en 1952, que se podían formar moléculas orgánicas de forma espontánea a partir de sustancias inorgánicas en las condiciones ambientales adecuadas.

Este experimento, y todos los que le siguieron probando su factibilidad, fue clave para la teoría del caldo primordial, que dice que el agua marina por aquellos tiempos primitivos de la Tierra era rica en los compuestos básicos para la vida, que se concentraban en ciertas zonas en una “sopa”, ya sea en fumarolas oceánicas, en las costas, etc, y que gracias a los rayos ultravioletas y a la energía eléctrica se formaron estructuras simples como el ARN, que fue primero una versión primitiva del ADN.

 

Artículos recomendados